Química del depósito atmosférico

  • En la atmósfera ocurren multitud de reacciones químicas algunas producto de la actividad de los seres vivos, otras de la dinámica terrestre (p.e. la actividad volcánica), y otras más de la interacción entre los compuestos que emitimos a la atmósfera.

  • Como producto de estas reacciones, la presencia de sustancias ácidas en la atmósfera es un hecho común hoy día. Estas sustancias son acarreadas por la precipitación, que remueve los gases, aerosoles y partículas que emitimos a la atmósfera, actuando como un mecanismo natural de limpieza de la misma.

  • La depositación de sustancias ácidas en la precipitación (lluvia, nieve, granizo) constituye el llamado depósito húmedo. En conjunto con el depósito seco (polvos, gases y partículas) caracterizan al fenómeno comúnmente denominado como lluvia ácida.

  • El deterioro de los ecosistemas terrestres y acuáticos en zonas contaminantes se debe, entre otras causas, a una combinación en el aire y a su incorporación al suelo y la vegetación por arrastre en la precipitación pluvial.







  • Al caracterizar la composición química del agua de lluvia evaluamos que tan contaminada está nuestra atmósfera por metales pesados, ácidos orgánicos, precursores de lluvia ácida (óxidos de nitrógeno y azufre), iones inorgánicos (SO42-, NO3-, Cl-, NH4+, Na+, K+, Ca2+, Mg2+ y HCO3) y ácidos orgánicos.

La composición química del agua de lluvia no es un fenómeno local, no establece fronteras físicas y puede transitar entre países y continentes, ya que es un fenómeno asociado a la dispersión atmósferica en todo el planeta. Por esta razón, la creación de una red de depositación húmeda-seca es necesaria para profundizar en el conocimiento de las interacciones de la circulación a gran escala y la precipitación regional, e identificar patrones de ocurrencia simmultánea con la variación anual de la química de la precipitación.


  • El colector de lluvia automático Andersen (General Metal Works, Inc.) utilizado para el muestreo de la depositación húmeda tiene cuatro componentes:

  • 1. Un sensor electrónico que detecta el inicio y fin de un evento de precipitación
  • 2. Una cubeta colectora de polietileno de alta densidad (HDPE)
  • 3. Un techo móvil para tapar y sellar la cubeta colectora
  • 4. Un mecanismo que mueve el techo en respuesta a lo detectado por el sensor

Principio de operación del colector

  • Cuando no hay precipitación pluvial, la cubeta encargada de captar el agia de lluvia se encuentra cubierta y sellada por el techo móvil

  • Al empezar a llover, el sensor detecta el agua de lluvia y activa el mecanismo para que el techo se deslice y deje al descubierto la cubeta colectora

  • Al dejar de llover, el sensor vuelve a activar el mecanismo del techo regresándolo a su posición original

  • La química de la depositación húmeda se muestra en los observatorios del CCA-UNAM, Altzomoni y Juriquilla.

  • Gráficos anuales de los siguinets parámetros fisicoquímicos de la precipitación, por evento de lluvia: pH, conductividad, y alcalinidad HCO3-, así como cantidad de lluvia colectada.

  • Gráficos anuales de la concentración de cationes, aniones y diversos elementos en el agua de lluvia, por evento de precipitación

Para solcitar acceso a los datos representados en estos gráficos, por favor contacte a la Dra. Rocío García Martínez, del grupo de trabajo en Aerosoles Atmosféricos, CCA-UNAM..

Responsables de área:

Dra. Rocío García Martínez , Grupo de Aerosoles Atmosféricos, Lab. de Química Atmosférica, CCA-UNAM

Participantes:

I.Q. Moisés López Carrasco , Laboratorio de Química Atmosférica, CCA-UNAM
M.C. Carolina Muñoz Torres , Laboratorio de Geoquímica Ambiental, Centro de Geociencias, Juriquilla, Qro